Anécdotas de mi día a día I

7 Comments
Hola! Cómo estáis?

Se acabó la Semana Santa, aunque para mi las vacaciones empiezan ahora que he terminado el último examen del trimestre (gestión de instituciones sanitarias, vaya Semana Santa que me has dado!). Os podéis imaginar lo contenta que estoy, y más cuando ya solo me queda una asignatura para termina la carrera. Si ya hay ganas de terminar la carrera, imaginad cuando es la segunda XD Luego me dará pena, lo sé...

Después de este rollo que os he metido empiezo con la entrada jejeje Se titula "anécdotas de mi día a día I" porque he pensado que de vez en cuando estaría bien contar las cosas que te van pasando, esas anécdotas que no tienen especial importancia pero que están ahí, ligeritas y sin muchas complicaciones, para entretenerse un rato y hacer el blog un poco más personal. Así que allá vamos!

Creo que ya sabréis que estoy obsesionada con Kling últimamente, y por la web había visto una camisa preciosa, de esas que la ves y sabes que será tuya. Hoy viendo la web he visto que solo quedaban tallas 3 y 4, y como sé que yo uso la 1 o 2 me he pasado por la tienda física para comprarla. Llego allí, empiezo a buscarla y por fin la encuentro, pero... que es eso??!! en la web parecía un tejido liso, pero en realidad es un tejido con un montón de agujeritos muy pequeños que le dan textura. He ampliado, enfocado y hecho efectos con photoshop para intentar que se vea, y esto es lo que he conseguido:


¿Veis los mini agujeros que tiene por todos lados? Me han fastidiado pero bien! No es que sea horrible...pero tampoco me entusiasmaba que los tuviera. Me la he probado y me quedaba bien, no se veía muy fea, pero... sabes eso de que no te acaba de convencer? Al final, como no es muy cara, he pensado: va, llevas semanas obsesionada con esta camisa, el color es bonito y te queda bien, que más da que tenga un poco de trama? Así que la cojo y me dispongo a pagar, junto con el vestido de la foto de abajo (super rebajado por cierto, a 17€ de los 60€ que costaba!)


Estaba en caja pagando y seguía sin estar 100% convencida, y cuando me pasa eso no es buena señal. Ya me estaba a punto de arrepentir de haberla comprado cuando la dependienta me dice "No acepta la tarjeta". La miro y... estaba caducada! Caducaba en marzo y como ya estamos a 4 de abril y no la había usado hasta ahora no me había dado cuenta. Total, que me lo he tomado como una señal divina para que no comprara la camisa, porque además solo llevaba efectivo para el vestido. Y eso he hecho, he comprado el vestido y he dejado la camisa.
Igual ahora me arrepiento de no comprarla cuando ya no la encuentre, pero no se puede luchar contra el destino jajaja

Y hasta aquí la anécdota tonta de hoy, parecía que no, pero ha dado para una entrada XD

besos y hasta la siguiente entrada, ahora os contesto los comments!

RB.


You may also like

7 comentarios:

  1. Jaja eso es señal de que no debías de cogerte la camiseta!! venga que ya solo te queda una asignatura eso no es nada!jaaj besitos

    Truquitosparalaschicas

    ResponderEliminar
  2. Jajaj. Que lástima lo de la camisa..besos

    ResponderEliminar
  3. Rb!
    Qué bueno de vuelta, jo sólo asignatura no te falta nada, pero bueno ya extrañaras tus días de uni, así es la vida.
    Llamadlo señal del destino, lo que quieras,lo importante siempre existe una señal divina, el vestido es una buena compra.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. xDDDD y es ese el motivo por el que no me gusta comprar por internet xDDDDD

    una vez me pasó que compré algo y cuando me llegó tenía la cara de la chica que dice NOOOOOOO xDDDD

    el vestido es monísimo :O

    ResponderEliminar