Historia del Nail Art, parte I

7 Comments
Hola!

Para retomar las entradas he querido empezar por una que me llevó bastante trabajo pero que nunca llegué a publicar, muy mal por mi parte. La he dividido en 2 porque era bastante larga, y sin más...

...Hoy toca un poco de historia del nail art!

Se dice que el nail art empezó en India hace 7.000 años, donde las mujeres decoraban sus manos y uñas con henna (aunque los hombres también la usaban). Creo que ya todos tenemos una idea de como son estos tatuajes de henna y que por lo general tienen significados, como atraer a la suerte, alejar malos espíritus y esa clase de cosas. Por ejemplo, los zigzag representan fertilidad, las ondulaciones la vida y las emociones humanas, las flores alegría y felicidad, el cuadrado protección, la flor de loto belleza, sensualidad, creatividad, etc.


De India pasó a Babilonia, donde se empezaron a colorear uñas para determinar clase y estatus social. Más tarde, hacia el 3000 a.C. japoneses y chinos empezaron a colorear sus uñas. En China se sofisticó la forma de crear estos colorantes, pero seguían usándose para indicar la clase social de la persona. Para crear los colores usaban cera de abeja, goma arábiga, clara de huevo, gelatina y pétalos de flores, sobretodo de orquídeas, y para que el color quedara fijado las uñas tenían que estar varias horas sumergidas (Ay quién hubiera tenido las lacas 1 capa 1 segundo!).
Se cree que los colores más usados eran negros y rojos (aunque en el 600 a.C, la dinastía Chou también usó dorados y plateados). Es importante decir también que fue en esta época cuando las mujeres empezaron a pintarse las uñas, ya que en India y Babilonia era más bien algo que hacían solo hombres. Pero que aspecto debían tener esas uñas? Hay una serie de carteles de la marca Chen yu de los años 40 anunciando sus esmaltes que creo que pueden dar una idea aproximada:


Me parece que son una buena forma de imaginarnos como serían las uñas de los nobles de la antigua China porque 1) como he dicho el rojo era uno de los colores que más usaban, y 2) porque llevaban las uñas muy largas. Los nobles de la antigua China, sobretodo los hombres, llevaban uñas muy largas para demostrar que no necesitaban usar las manos para hacer las tareas del día a día. Eso significaba que tenían sirvientes, y por lo tanto que tenían un buen nivel económico, lo que aseguraba que eran capaces de mantener a la mujer. La prueba de esto son estos anillos que usaban para proteger sus largas uñas para que no se rompieran:


En estos retratos de la emperatriz Cíxǐ también se puede apreciar como llevaban las uñas, aunque esto ya es de de finales del s.XIX - principios del s.XX:


También a partir del 3000 a.C. se cree que los Egipcios empezaron a hacer uso de los esmaltes de uñas. De nuevo, los colores se asociaban a clases sociales, siendo el rojo el usado por las reinas mientras que a los de menos categoría solo se les permitía llevar azules, tonos claros y a veces incluso dorados. Cuanto más rojo, más poder representaba, y tenemos ejemplos como el de Nefertiti (1370-1330 a.C.) que las llevaba rojas o como Cleopatra (69-30 a.C) que las llevaba granate oscuro. Es curioso también el caso de Hatshepsut (1490-1468 a.C.) cuya momia encontraron con uñas rojas y negras. En Egipto se usaban materiales como henna, goma arábiga, aceites o acacia.

En el s.XV los Incas pintaban águilas en sus uñas, a las que más tarde añadieron brillo. La evolución desde ese momento no está clara, y tampoco hay muchos más ejemplos. En la Europa medieval las manicuras eran sencillas o simplemente no habían, los esmaltes se veían cosa del pasado y no fue hasta el renacimiento que las mujeres de buen estatus recuperaron el color en sus uñas.
Durante la época victoriana (más o menos la segunda mitad del s.XIX) solían usarse ligeros toques de aceite rojo para dar simplemente un poco de color, mientras que las reglas de etiqueta recomendaban solamente un poco de zumo de limón o vinagre para darles brillo. Esto era así por los valores morales de pureza, higiene y belleza interior propios de esa época.

William Powell Frith ; Frederic Leighton ; Frederic Leighton

Y hasta aquí la primera parte de la historia del nail art, desde el 5.000 a.C. hasta el final del s.XIX. He tenido que dividirlo porque si no se hacía eterno, pero espero que os haya parecido interesado, me he documentado lo mejor que he podido!



You may also like

7 comentarios:

  1. ¡Qué interesante, había datos que no me imaginaba ni por asomo! (Ahora tengo ganas de probarme alguno de esos protectores de uñas, son preciosos <3 aunque increíblemente incómodos, seguro)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya, yo he aprendido muchas curiosidades haciendo esta entrada (y la continuación!) de las que no tenía ni ideeeea!
      Los protectores me recuerdan a los anillos punkis que cubren el dedo jajaja algo así tiene que haber también!

      Eliminar
  2. Que curioso! Me ha encantado saber la historia!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Acabas de darme una idea genial para un trabajo que tengo que hacer de clase ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues genial jajaja ya contarás de qué va!

      Eliminar
  4. Un post super interesante. Estoy deseando leer la segunda parte.

    Besos

    ResponderEliminar